miércoles, febrero 18, 2009

Carta a una joven aprendiz de sobreviviente


Porque ella tendida de espaldas imita un templo.
Huidobro, Temblor de cielo.



Así es el amor en los tiempos que corren, querida Caro: nuestra tarde de lluvia dorada, cambio climático de por medio, terminó en mero chisguete. Dirán, y bien dicho estará, que serán otros tiempos, Carito, estos que tú y yo estamos viviendo, y los que ya se nos fueron. ¿Recuerdas cuando jugábamos al barco encallado y sin ley, a la isla desierta, al naufragio, a que yo era Viernes y tú un Sábado Santo, porque más que el pecado te excitaba el acto de contrición, el tú pecador que llevabas dentro? ¿O al mediodía de arcabuces en flor, cuando me disfrazaba de Robin Hood y tú de ciervo asustado, de zorra las orejitas, y el bosque de Sherwood, y el alguacil, y el Pequeño Juan, y mis flechas, olían a ti?
Nunca nos excitó la posteridad, ni triunfar en el amor, ni ganar en las apuestas. Te ponía triste jugar al pueblo judío, con su Dios tan rijoso, tan duro, pero hasta chapitas te salían cuando montábamos Jericó: yo alrededor de ti dando vueltas, siete veces, y a la séptima, al calor de las trompetas, te derrumbabas, te salían las lágrimas, muy bajito decías adiós. Inmediatamente después crecía el fuego en ti deseando no desear nada, resucitar al tercer beso, comernos enteros a los niños del hospicio de al lado, y entonces me enamorabas en otro idioma, diciendo barbaridades que pronunciadas en mi tribunal habrían de condenarte sin duda. 
Pero el colmo, Carolina, fue cuando compraste ese disfraz de bellboy venido a menos, más parecido al de un gritón de la lotería, porque creías que así se vestían los viejos mariscales. Y ahí me tienes, pasando calores, mientras invadía tu flanco izquierdo, descuidando la retaguardia en aras de una penetración de ensueño, y tú te defendías, Caro sitio, numantina, a ratos a mordidas, a ratos con posturas de yoga. La línea divisoria es esta:____, gritabas perdida, y entonces ardíamos como los partisanos, como pueblo enemigo, como los invasores. (Y hubo otras noches, Carito, que eran noches de Robert E. Howard, y tú eras Conan y yo Sonia la Roja, o eran noches de cisma, y tú eras católica y yo protestaba, o eran noches nada más, y tú te hacías la dormida, y yo te tomaba.)
Pero queda dicho, Carito, que son otros tiempos, y que hay que adecuarnos, buscar dormitorio en el fin de los tiempos, ser gente de mundo mientras el mundo se acaba. Y bien que te gusta, Caro tesoro, andar a la moda, muy coqueta y perfumada, y sólo por eso ahora jugamos al calentamiento progresivo del planeta. Y vendrán los fríos, Carolina, las noches en que me abrigues, hecho un ovillo, jugando a que tu vientre es un polo que se deshiela y yo un activista de Greenpeace que no quiere perderlo. Y vendrán El Niño, y La Niña, y todo el kinder, Carolina, y del río seco sacarán nuestros cuerpos diciendo: estos son los que dieron su dinero a los pobres, excitados por el fin de los tiempos, jugando a la caridad. 

-----------------------------------------
Publicado originalmente en Registro no. 18, cuyo tema fue Perversión. Febrero de 2009.

10 comentarios:

el7palabras dijo...

Bueno.
Tenía usté que hacerlo así.
Irse nomás sin avisar, y regresar por la puerta grande; como diciendo: "calmaaaados, perros, que ya llegó por quien llorabannn" -léase como Pedro Infante-.

Carnal, qué bueno que está de vuelta.

Ivanius dijo...

Amén... digo.

Se le extrañaba, pues. Ojalá que el regreso sea de veras.

Anónimo dijo...

Lo único que puedo decir:excelente!!
Que gusto leerte de vuelta...

7 words 7 dijo...

I bump with you often...welcome back!

Mario dijo...

Extraordinario regreso. Bienvenido, gallem.

Marcello Rubini dijo...

Caro mio:

¡Bravo! ¡Qué retorno! El lenguaje fresco, las aguas nuevas tras remover todo el asiento de las viejas flores, pero el florero sigue siendo el mismo.

Impresionante, maestro. Gracias por darnos literatura y fe en las fuerzas que pueden hacer del hombre lo que es.

Felicidades por todo.

Reyna Jones: Spinster and lunatic dijo...

He leído ya esto en Registro y me encantó. Lo leo y releo pensando siempre lo mismo: es genial!

Gracias por dar esperanzas a nuestra generación, pues había pensado que incluso a los artistas de ruptura actuales les había ganado la apatía.

Saludos desde Mérida
La ciudad olvidada por Dios... e incluso por las pandemias.

Anónimo dijo...

Y la siguiente llamada...para cuando??

Miguel A.Valdivia dijo...

Me recuerda una nana en cuanto a su musica y mucho a algun clasico de por aqui.Me gusta lo que haces aunque te confieso que siempre he sido muy obtuso en cuanto a lo de entender y/o sentir la poesia o sus lenguajes.Seguire leyendo lo que haces.Yo soy mas bien dibujante pero he abierto una pagina sobre arte y si no me condsideras muy idiota podrias comentar algo o soltar alguna idea o lo que se te ocurra.Un saludo.

Miguel A.Valdivia dijo...

Se me olvidaba decirte que mi blog se llama bartuleria(no confundir con bartolario que es la de un raro que hay por hay ni con bartoletia que es otra pagina mia que no vale pa na.Otro saludo