martes, mayo 22, 2007

To mock a killingbird

UNO.
Callejón que une Circuito Río Piaxtla y Circuito Río Fuerte.
Lo miran. Todas a un tiempo. Las pajaritas. Él, orgullo herido –caída pública a la hora en que los niños salen de la escuela–, desde su isla de gato las espera: en el ancho barandal que limita la terraza con el mundo, serenas la cola y el bigote, confía en vencer el cable de luz que sólo por centímetros las aleja. Un mal cálculo, ahora lo sabe, deviene ciento volando y él, respeto adquirido por su color y sigilo, aguarda: dejarán de estar a salvo cuando de un salto –ese buen salto–alcance a las que lo miran, todas a un tiempo, las pajaritas, y presiente que aquella será para todos la última tarde.

DOS.
Un gato para Julio.
Debe ser como escuchar tu. Caer dormido buscando. Acurrucado olvidar. O tener hambre, pegar la boca a tu. Y ser un tibio. Una extensión de aquel. Un polizón.

10 comentarios:

Mario dijo...

En un espectacular en alguna calle leí:
"...todo el mundo esta cazando algo.."
Cierto, muy cierto.
Bonita foto, pero aun más bonita, la actitud.

javier coss dijo...

las palabras sobran cuando pierden sentido. es importante saber lo que uno quiere cazar, de lo contrario, el resultado pierde motivo de ser.

Marcello Rubini dijo...

¿Acaso nos hablas de morir en el intento, pero nunca con las manos vacías?

Teodoro W. Adorno dijo...

Yo conocí a ese gato en el último año de mi vida pagana.

Aldo Iván Espinosa dijo...

O, como diría Borges:

La vi cruzar el prado/ y perderse en el oro de una tarde ilusoria,/
leve criatura hecha de un poco de memoria/
y de un poco de olvido, cierva de un solo lado./ Los númenes que rigen este curioso mundo/ me dejaron soñarte pero no ser tu dueño;/ tal vez en un recodo del porvenir profundo/ te encontraré de nuevo, cierva blanca de un sueño.
La cierva blanca.

En efecto, mi hermano, la actitud. Lo que me lleva a preguntarme: ¿Quién está cazando a quién?

Aldo Iván Espinosa dijo...

¿Y si cobran sentido sólo cuando no están? Hay ausencias más fuertes que cualquier presencia.

O también:
¿Acaso alguna astucia infalible rige sobre los propósitos? ¿Un plan maestro?

Y además:
¿Qué busca en realidad un perro que se sigue la cola? ¿Por qué nadie se alcanza los codos con la boca?

Andrés dijo...

Vaya, hubo mucho sobre el asunto de la cacería. Más audaz me resultó la caída, impregnada por supuesto con cierto guiño de fortuna.

Un abrazo camarada, hasta pronto

Aldo Iván Espinosa dijo...

Morir en el intento sin duda, Marcello. Porque no hay peor cacería que la que no se hace.

Con las manos vacías, a veces.
Con las veces vacías, a mano.

Aldo Iván Espinosa dijo...

Grandes son los misterios cuando son misterios, Teodoro. Aunque la vida pagana tiene sus recompensas. Sólo mira la foto.

Aldo Iván Espinosa dijo...

En efecto, Andrés, la fortuna, que tantas veces es adversa y tantas veces es contraria. Aunque no siempre para el mismo lado.

Gracias por pasar a visitar, camarada.